Coaching Personal

¿Ver para creer? Mejor: CREA PARA VER

Quítate esa “piedra del camino” y alcanza tu meta sin que pase una eternidad.

¿Qué me pasa? ¿Por qué me siento así? ¿Cuándo conseguiré vivir tranquil@? Parece que mi vida da vueltas en círculos y no llego a ningún lado. ¡Todo está patas arriba!

Hay momentos en los que no encontramos por dónde empezar. Parece que no existe ninguna salida clara a nuestra situación.

FB_IMG_1533552862414

¿Te suena? A mí desde luego, sí. Es inevitable que en algún momento nos toque vivir alguna situación estresante. Todos nos hemos sentido así más de una y más de dos veces, y… es totalmente normal.

Pero una vez llegados a este punto existen al menos dos opciones:

  1. Puedes esperar a que las cosas se arreglen por sí mismas y que la solución sea un enigma.
  2. Puedes tomar parte de la situación y elegir qué solución es la más beneficiosa para ti.

Es probable que con la primera opción se alargue tu preocupación en el tiempo. Desde la segunda puedes llegar a esa deseada meta en el plazo que te marques.

Además…

No necesitas experiencia previa, ya estás equipado con todo lo necesario para dirigir tu vida.

Uno de los pasos imprescindibles es concretar aquello que quieres conseguir. Se trata de imaginar con todo tipo de detalles cómo sería ese escenario en el que te considerarías existos@. Cuando tienes claro qué significa ÉXITO para tí, te estás aproximando irremediablemente a ese éxito.

Definir un objetivo claro y concreto es recorrer la mitad del camino para alcanzarlo.

Me encantaría definir mis objetivos

Imagina que estás en una reunión de trabajo, el ambiente está caldeado: hay muchas propuestas encima de la mesa y parece que ninguna es la “menos mala”. Entonces, tú alzas la voz, argumentas sobre la decisión que consideras más apropiada con absoluta calma y firmeza; el resto observan, valoran que es todo un acierto y respaldan tu argumento.

Eso es a lo que yo llamo: llevar las riendas de la vida.

Caballo

Claridad, dirección y seguridad. Esta es la combinación de cualidades sobre las que te puedes apoyar para tomar cualquier decisión y estás más cerca de llegar a esta realidad de lo que te imaginas.

Yo también he tenido que aprender a creer en mí y puedo confirmarte que sus efectos son muy ventajosos: el día a día se aligera, ganas en agilidad y acierto para resolver cualquier tipo de problema, y poco a poco vas aumentando tu seguridad.

Y además de yo mismo:

Testimonios:

“Me ha ayudado a conocerme mucho más a mí misma. Me he sentido muy cómoda porque desde el principio me ha ofrecido un espacio de confianza para poder mostrarme como soy. Me he sentido acompañada en un camino que en zigzag me ha llevado a encontrarme con mi YO”

También puedes curiosear en “Investigación” para corroborar que el Coaching funciona.

Sólo tienes que tener un punto muy claro antes de empezar: el ingrediente indispensable en este proceso es la CONFIANZA. Confianza en que tú puedes superar cualquier circunstancia vital. Confianza en que tú confíes que puedes hacerlo.

Sí, confío en todas mis posibilidades.

Durante la primera sesión haremos una exploración de la situación y fijaremos un calendario con las siguientes sesiones. Tu tiempo y mi tiempo son muy valiosos por eso no vas a hacer ninguna sesión que no necesites. La duración y las fechas estarán perfectamente adaptadas a tu situación, no trabajo con estándares.

¿Más información?

Estos son algunos de los detalles:

  • Duración: 90 minutos por sesión
  • Ubicación: en mi despacho o donde tú quieras vía Skype
  • Duración media del proceso completo: lo más habitual son 8 sesiones pero es sólo un dato medio. Mi compromiso es llevar a cabo únicamente las sesiones necesarias: ni una más ni una menos.

¿Alguna duda más?

Podemos hablar