¿Te gustaría entender mejor que hace que las personas sean más felices?

Pocas personas responderían que no a esta pregunta, por eso voy a tratar aquí de dar algunas claves que nos pueden ayudar.

Entender mejor qué es la felicidad y conocer algunas de sus dimensiones puede ser muy útil, pues a veces tratar de ser más felices sin más, puedes convertirse si no profundizas un poco más, en una labor bastante escurridiza. Parece que necesitemos conocer mejor a qué nos referimos con la felicidad y qué claves debemos tener en cuenta para conseguirlo.

La felicidad es un estado de la mente más o menos continuado en el tiempo, que produce un bienestar integral en la persona. Así, una persona puede ser realmente feliz aunque experimente determinadas dificultades por circunstancias o momentos puntuales en su vida.

La felicidad tiene un nivel energético relativamente medio o bajo, a diferencia de la alegría, la euforia, o la rabia, que nos hacen sentir mucha energía en menor espacio de tiempo, la felicidad es un estado aparentemente más continuado y energéticamente con vibraciones de menor intensidad.

La verdad es que a cada persona le pueden hacer felices diferentes cosas, y por ello, aunque cada persona es única, y diferente en algunos aspectos, también las personas son muy parecidas en otros.

Comparto aquí 7 dimensiones que considero forman parte de eso que todos más o menos entendemos por felicidad, y que si consigues conquistar poco a poco te convertirán definitivamente en alguien cada vez más feliz:

1. AUTOESTIMA: El amor a ti mismo, lejos de ser un acto egoísta como a veces la sociedad nos intenta transmitir, es la fuente de todo amor a los demás o al mundo que te rodea. A diferencia de otros recursos como por ejemplo los recursos materiales, no se trata de “yo o los demás”, sino de “yo para poder dar a los demás”, cuanto más autoestima tengas, más capacidad tendrás para amar a los demás. En este sentido es muy útil conocerte bien a ti mismo, descifrar quién eres realmente, cuáles son tus valores, tus talentos, tus sueños, tus fortalezas y debilidades, y aceptar que sólo por el hecho de ser una persona eres muy valioso y merecedor del amor hacia ti mismo. Cuidar tu salud física y mental, tu aspecto físico, hacer ejercicio, llevar una buena alimentación, dormir o meditar pueden ser formas también de cuidar tu autoestima para sentirte cada vez mejor.

2. AMOR HACIA LOS DEMÁS: Una vez te ames a ti mismo, estás en las mejores condiciones para amar a los demás, para valorar, aceptar y abrazar al ser humano por todo lo bueno que tiene para ti. En este sentido, ayudar a los demás, compartir con ellos, disfrutar de una rica vida social y de la compañía de tus familiares si así lo deseas puede ser de gran ayuda si queremos ganar en felicidad.

3. PLENITUD EN EL PRESENTE: Vivir el momento presente con plenitud y ser consciente de que lo único que tienes de verdad es el presente (ni el pasado ni el futuro) resulta esencial para valorar cada instante de eso que puedes ves, oír y sentir. Disfrutar del aquí y ahora como si éste fuera el último segundo y permitirse simplemente ser, simplemente experimentar con alegría eso que estás viviendo. Esto te permitirá alcanzar mayor grado de paz interior, equilibrio y te ayudará a reducir la ansiedad y el estrés para poder disfrutar más de aquello que tienes y te rodea.

4. TENSIÓN CREATIVA: Aunque pueda parecer contradictorio con el punto anterior, permitirse soñar despierto es otra dimensión fundamental de la felicidad. Una vez sepas disfrutar del presente, también podrás dejar que tu lado creativo salga a la luz, imaginándote todo aquello que te gustaría ser o hacer. Todos necesitamos cierta tensión creativa que nos impulse a expandirnos y crecer, aprender y vivir experiencias nuevas. Ponerse objetivos a corto, medio y largo plazo puede ayudarte a soñar despierto, y recuerda que no sólo basta con soñar, también tendrás que tomar las acciones necesarias para dirigirte allí hacia donde quieras ir. En tu viaje por la vida recuerda que lo más importante es aspirar a grandes cosas, pero no necesitar conseguirlas para ser feliz.

5. FOCO POSITIVO Y ACEPTACIÓN: Todos tenemos como seres humanos la libertad de elegir cómo queremos afrontar la vida, desde la negatividad y el pesimismo o desde la positividad y el optimismo. Claro que habrá momentos o cosas malas que nos hagan sufrir en la vida, pero no te centres únicamente en lo que no tienes, en lo que no has hecho o en lo que no eres. Acostúmbrate a focalizar tus pensamientos para ver el vaso medio lleno, al fin y al cabo existen infinidad de realidades que poder observar, sólo tú eliges con cuál te quieres quedar. La diferencia entre las personas felices y las que no lo son, es que las primeras son capaces de interpretar todo lo que le va sucediendo en la vida en beneficio de su bienestar y motivación. Si te echan del trabajo, tienes dos opciones, culparte a ti mismo por lo que ha pasado o aprovechar si quieres para reinventar tu propia carrera profesional hacia algo que te apasione de verdad, ¿qué prefieres?. Si eres capaz de aceptar y agradecer de verdad por todo aquello que tienes y te rodea tendrás acceso a una fuente infinita de bienestar.

unspecified

Fotografía Original por Beatriz Tato.

6. DESAPEGO: Nunca te olvides de que no eres lo que tienes, no eres tus pensamientos y no eres lo que haces. A veces el ego nos puede jugar malas pasadas. Si tenemos un coche o una casa muy valiosa, es porque somos muy valiosos, eso es lo que tu ego quiere que pienses. Además, tampoco eres tus propios pensamientos, de hecho puedes elegir hoy mismo cambiar si quieres un pensamiento, ¿significa eso que dejas de ser tú mismo?, en absoluto. A veces nos identificamos con nuestros pensamientos y buscamos por encima de todo tener razón y demostrar que eso que pensamos es verdad, recuerda que tienes dos opciones, tener razón o ser feliz. Tomar distancia y tener sentido del humor son grandes aliados de tu felicidad, ríete de ti mismo y de aquello que te sucede.

7. TRASCENDENCIA: La última pero no por ello menos importante dimensión de la felicidad es la Trascendencia. ¿Te has planteado alguna vez si quieres dejar huella en este mundo cuando te vayas? Quizá creas que es algo fantasioso, pero plantearte un propósito vital, como si tuvieras una misión que cumplir en tu viaje por la vida puede ser un gran motor de motivación y fuente de felicidad. Aprovecha todas las dimensiones anteriores para saber cómo puedes contribuir realmente a crear un mundo mejor, por pequeño que sea, puede servir a los demás para construir un futuro mejor para todos.

Quizá tú ya tengas tus propias dimensiones de felicidad, no importa, al fin y al cabo lo que importa es saber que la felicidad está al alcance de todos, y también a tu propio alcance, porque tú eres lo que verdaderamente importa.