Leyendo el libro “Encuentra tu Elemento”, de Ken Robinson, he encontrado unas ideas que creo pueden ser reveladoras y por ello quiero compartirlas.

Si hay algo que debemos tener todos claro es que en esta vida estamos de paso. Es seguro que algún día moriremos, esto lo tenemos todos claro, ¿no?. Quizá con suerte vivamos hasta los 80, 90 o incluso 100 años, que por cierto pueden resultar eternos si estás aburrido con tú vida. Ahora bien, ¿Qué quieres hacer durante este viaje?, ¿Quieres disfrutar de la vida o simplemente soportarla?

“La gente madura mucho cuando se enfrenta a su propia mortalidad. Se puede aprender mucho de pacientes que se han visto en esta situación. Bronnie Ware, escritora que trabajó muchos años en cuidados paliativos para pacientes en sus últimas tres e incluso doce semanas de vida, relata:

Aprendí a no subestimar nunca la capacidad de crecimiento de las personas. Algunos cambios eran increíbles. Cada uno de los pacientes experimentaba una gran variedad de emociones, como la negación, el miedo, la ira, el remordimiento, más negación y finalmente la aceptación. Todos ellos encontraron la paz antes de morir. Todos.

Cuando preguntaba a sus pacientes si tenían algo de lo que arrepentirse en sus vidas o si habrían hecho algo de otra manera, surgían multitud de temas. Estos son los más comunes:

  • Me habría gustado tener valentía de vivir una vida acorde conmigo mismo, no la vida que los demás esperaban de mí.
  • Ojalá no hubiera trabajado tanto.
  • Ojalá hubiera tenido la valentía de expresar mis sentimientos.
  • Me habría gustado permanecer en contacto con mis amigos.
  • Ojalá hubiera intentado ser más feliz.

De aquí a veinte años estarás más arrepentido de lo que has dejado de hacer que de lo que has hecho. Reconocer tus propios sueños y las condiciones necesarias para cumplirlos es esencial para que te conviertas en quien realmente eres.”

Y ahora, ¿Quién quieres ser?