Quiero invitarte a tu punto de encuentro,

Ese lugar donde puedas encontrar cosas que quizá ni buscabas,

donde puedas recordar momentos que quizá ni esperabas,

donde tus propias palabras jueguen a crear realidades,

donde por qué no, te puedas reencontrar contigo mismo.

No necesitas hacer nada, no necesitas pensar nada, ni siquiera necesitas sentir nada…

Quiero invitarte a cambiar tu mirada, a pensar sintiendo y a sentir pensando, porque al fin y al cabo cualquier cambio, siempre será tu cambio.

Dime una cosa, ¿sabes quién eres?